Eventos La PrensaLara

Chocolate de talla mundial

El cacao y el ron son los productos venezolanos mejor posicionados en el mercado mundial, reseña una encuesta publicada recientemente. Chocolates El Rey es una de esas empresas de talla mundial que ha puesto en alto la calidad del cacao venezolano, llevándolo a otras fronteras donde se cotiza como un producto de lujo apreciado por catadores, expertos y chefs pasteleros por todo el mundo.
Las condiciones genéticas excepcionales que le aportan una diversa gama de sabores y aromas que difícilmente puedan imitarse, constituyen el capital más preciado del cacao venezolano. Pero quizá pocos pensarían que el cacao venezolano es, además, el mejor del mundo gracias a la fuerza y empuje de Chocolates El Rey, empresa que nació en 1929 y que transforma en Barquisimeto las semillas venidas desde todo el territorio venezolano en un producto que ha sido premiado en los mejores concursos de Francia y Reino Unido. Francisco Usón Ramírez, vicepresidente ejecutivo de Chocolates El Rey, explica que el trabajo sostenido, la apuesta por el país de sus propietarios y personal altamente capacitado, y una rigurosa gestión de calidad han permitido cosechar enormes éxitos. Un ejemplo claro es el chocolate blanco ICOA, que recibió el año pasado en Londres el galardón al mejor del mundo en el International Chocolate Awards, que reunió a los mejores chocolateros del planeta. Es la quinta vez de manera consecutiva que el chocolate blanco ICOA es distinguido en este concurso. Pero eso no es todo, El Rey obtuvo también medalla de oro en otras tres categorías, como “productor de chocolate”, “país productor de origen” y “comercialización directa”. El presidente la compañía, Jorge Redmon, un absoluto visionario del chocolate, es también miembro de la Organización Internacional del Cacao y de la Academia Francesa del Chocolate. Redmon fue reconocido en 2014 con el Premio al Mérito por su contribución al desarrollo de chocolate de origen. Es decir, mientras chocolateros en todo el mundo recurren a la mezcla de granos de cacao de distinto origen para aprovechar las cualidades de sabor y aroma, Redmon y Chocolates El Rey han sido pioneros en el desarrollo de perfiles únicos de granos de un mismo origen. La empresa también recibió en 2015 la certificación ISO 9001 y es la primera del sector de alimentos, de solo dos en el país, que ha sido avalada con el cumplimiento de estas normas. Los resultados se deben en gran medida a los más exigentes estándares de calidad en la gestión de cosechas, recolección, procesamiento, empacado y transporte. Rafaida Torres de Zambrano, gerente de gestión de calidad e investigación y de- sarrollo, precisa que el chocolate es un producto totalmente crudo de origen vegetal que requiere estrictos controles de higiene que permitan garantizar su inocuidad. Afirma que los granos de cacao, al llegar a la planta, deben permanecer en cuarentena durante al menos cinco díaspara ser luego evaluados mediante la toma de muestras para una serie de pruebas sanitarias, antes de ser procesados a temperaturas que no afecten su estabilidad. Casi todo cuanto se hace en El Rey se gestiona desde su planta principal en la Zona Industrial II de Barquisimeto, que se construyó en 1995 y que permitió la integración de todas las operaciones industriales de esta compañía. A partir de allí se abonó el terreno para el crecimiento y los triunfos que la marca ha encontrado en los últimos cinco años, como presencia y distinciones en el Salón del Chocolate de París (Francia) y Amsterdam (Holanda); además de entrada en mercados en países, como Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, donde crecen cada vez más. Las razones para instalarse aquí, las explica el mismo Usón Ramírez: “Barquisimeto tiene una zona envidiable desde todo punto de vista, por ser un centro logístico, por estar cercano a puertos importantes del país, a las zonas de consumo, y en lo que respecta a Chocolates El Rey, consideramos que la ciudad tiene una posición central que le permite el transporte del cacao, tanto desde la zona sur del Lago de Maracaibo, como desde la zona andina, la vertiente oriental de la cordillera en Barinas y Portuguesa, y la región central costera de Barlovento, de donde vienen los cacaos carenero. Barquisimeto tiene una zona industrial desarrollada, pujante y posee universidades y centros académicos muy importantes que permiten el acceso a mano de obra altamente calificada”, indica Usón.
Chocolates El Rey elabora sus productos con un solo tipo de grano y con una calificación de origen que permite la clasificación en perfiles, de acuerdo al aroma y el sabor, y la proporción de cacao, licor y leche. De la región Río Caribe, en el centro y hasta el oriente del país en la Península de Paria, provienen los granos del cacao carenero superior (que da origen a los perfiles Apamate, Gran Samán, Mijao, Bucare, Caoba, Icare, Macuro, Irapa y Cariaco). Y también está la región de Sur del Lago y la zona de Barinas, que da origen al cacao San Joaquín.
“No hay chocolates mejores ni peores, sino chocolates distintos”, indica Rafaida Torres de Zambrano, y agrega: “En el chocolate oscuro es donde verdaderamente puede notarse su aroma y su sabor, después, al agregar la leche es que la nota láctea cambia el perfil. Cada uno tiene un carácter distinto”. Todos los aditivos son sometidos a pruebas fisicoquímicas, especialmente la leche y el azúcar para garantizar la integridad y equilibrio del chocolate. La empresa ha desarrollado también prácticas de gestión que incluyen el acompañamiento a los pequeños, medianos y grandes productores agrícolas, quienes son los proveedores de la materia prima. Chocolates El Rey ha establecido alianzas para proveer capacitación y asesoría técnica a las cosechas, control de plagas, mejoramiento y modernización de los procesos de recolección de cosechas, secado, fermentación y almacenamiento del fruto del cacao, además de respaldo en el acceso de créditos y financiamiento a los empresarios del cacao. “No queremos que el cacao sea un complemento de su actividad económica, queremos que sea la actividad principal para estos productores, y que puedan cada vez más convertirse en nuestros aliados”, asegura Usón Ramírez. Chocolates El Rey se ha mantenido a lo largo de 87 años como una compañía en constante crecimiento y transformación que ha trascendido porque se mantiene leal a unos principios y valores como el trabajo sostenido, la búsqueda de la calidad y el bienestar de su personal como el capital humano más valioso. Al menos 300 trabajadores larenses comparten esta filosofía. “Creemos que los sueños existen, nuestra empresa nació de la visión de un gran soñador. Con constancia, fuerza de voluntad y disciplina se pueden hacer realidad”, dice Rafaida Torres de Zambrano. Mientras que Usón Ramírez optó por enviar una felicitación a La Prensa de Lara en su 10 aniversario: “Reconocemos a este grupo de personas, amantes de su actividad y su profesión, el periodismo, que ha luchado para vencer obstáculos en este diario para mantener informados a todos los larenses con veracidad y equilibrio”. DATOS Chocolates El Rey, empresa que nació en 1929 y que transforma en Barquisimeto las semillas venidas desde todo el territorio venezolano en un producto que ha sido premiado en los mejores concursos de Francia y Reino Unido. Casi todo cuanto se hace en El Rey se gestiona desde su planta principal en la Zona Industrial II de Barquisimeto, que se construyó en 1995. Entre sus trabajadores, José “Cheo” Rafael Vizcaya creció en esta finca desde los 16 años. En la actualidad, está en Aroa porque casi tiene 80 años. “En el chocolate oscuro es donde verdaderamente puede notarse su aroma y su sabor, después, al agregar la leche es que la nota láctea cambia el perfil. Cada uno tiene un carácter distinto”